Confesiones

"La complejidad y misterio son cosas que integran el arte y que se manifiestan en todos los aspectos que la circundan. No en vano dijo Emerson -Si no me traiciona la memoria- que "El arte es la visión suprema del espíritu y que solo lo supera la visión divina". Todo artista verdadero conoce por instinto su misión. Los que la ignoran no han sido los elegidos y merodean. Es esta una de las causas por las que hay tantos malos artistas."

"El artista es un portador consciente y feliz de su mal; es un suicida y hace holocausto con placidez y orgullo. Renoir prefirió atarse con ligaduras a sus pinceles antes que abandonarlos por consejo médico. Nuestro Gausachs no ignoraba que los vapores tóxicos acortaban su vida y prefirió esto al antidoto prolongador de una existencia vana. Hay quienes traicionan su causa por complacencia y como pretexto para supervivir, y en verdad que estos no son en realidad artistas. El artista puede vivir sin necesidad de traicionar su causa. Todos los grandes artistas de todas las epocas han sabido supervivir, claro esta, en la mayoría de los casos protegidos por los grandes amantes y protectores del arte, que han intervenido oportunamente en los momentos propicios."

"El oficio comenzó en realidad a infiltrarseme en las médulas e hizo metástasis, en todo mi ser, cuando me inicié en el mundo maravilloso de sus múltiples secretos, que abrieron en mi un panorama distinto de ver las cosas. Esto sucedió a mi ingreso en la Escuela Nacional de Bellas Artes por el 1950. Hasta entonces las cosas las hacia por simple curiosidad, más bien para demostrar mis habilidades manuales, para sentir el halago que nos lame los oidos y que a todos nos agrada. La Escuela estaba dirigida por el escultor Manolo Pascual, que junto a Gausachs, y Hausdorf fueron los que formaron el grupo de profesores que intervinieron en mi formación artística. Entonces sentía gran admiracion por los impresionistas y fauvistas: Cezanne, Gauguin y Van Gogh."

"En la actualidad, siento gran admiración por Pablo Picasso. Su obra me interesa por su constante evolución y diversidad, tratando de mantenerla más bien como índice, evitando lo más posible sus mágicas infiltraciones de dinámica influencia. Para mi manera de ver, Picasso lo ha hecho todo en pintura, naturalmente hasta sus dominios cubistas-curvo-expresionistas; es negado al abstraccionismo puro. No creo que sea sincero aquí el maestro. Es innegable que su virtuosismo e imaginación artística no han sido superadas en ninguna época del arte. Su enorme y fantástica capacidad intuitiva hasta araña las recónditas entrañas del futuro."

"También siento gran atracción por los contemporáneos abstractistas puros, como Piet Mondrian, Wassily Kandinsky y Jackson Pollock, creador de esta modalidad en la pintura norteamericana, lo mismo que su compañero Mark Tobey, Un mágico misterio de infinitas formas filiformes, que hacen recordar un mundo raro de oníricas visiones tectónicas. Observo también con gran interés las obras del internacional Matta, de Max Ernst y de Ives Tanguy, entre los superrealistas y neosurrealistas. Por su original cubismo Fernand Leger, Henry Le Douanier Rousseau, por su insustituible primitivismo. Hans Arp, Joan Miró y Ferrant, dentro de los contemporáneos de esta tendencia surrealista que hoy llaman primordialismo o estilo primordial por estar más próximo a la concepción primitiva valiéndose de los medios más inmediatos y primarios. La diferencia esencial entre el primitivismo y el primordialismo estriba en que el primero se vale de elementos literarios como ornamentación lineal, y el último, es de un formalismo sintético, ausente de toda ornamentación narrativa. La verdad es que en todo gran arte de época ha habido manifestación intuitiva de origen primitivo; asi como en "toda la pintura contemporánea hay una gota de cubismo".(E.C.).

"Tocante al abstractismo contemporáneo, última manifestación del arte, es la más ajustada al sistema de vida del hombre actual. Es sabido que todo arte de época es consecuencia de la forma de vida y del medio en que se desarrolla, y se ha dicho que el estilo es la expresión de una época. Los que no lo entienden así, son retrógrados y malos artistas. Las tibiezas no empollan. Prefiero el "punctus saliens" al sefluelo de las ponedoras. No hay que olvidar que el arte es parte del hombre, de la vida del hombre y evoluciona con el hombre y Ia sociedad; así está sujeto a una transformación constante" (C.W.). Hay que convenir que el arte contemporáneo es un privilegio exclusivo de almas escogidas, que solo albergan en espíritus suprasensibles y capaces de comprender las angustias y tormentos del hombre moderno. Este movimiento, no obstante el tiempo de su aparición, 1910, es aún completamente joven. Es el más trascendental de nuestra época y el que mayor horizonte ofrece para Ia investigación, permitiéndole al artista operar con entera libertad, ya que se mueve en su "libre albedrío".

"Kandinsky, con el arte abstracto, ha hecho lo que Stravinsky, Gustav Mahler y Bela Bartok, hicieron con la música contemporánea, esto es, liberarla de lo tradicional cultural en el sentido de la armonía (forma) para crear, o mejor dicho, introducir elementos nuevos, formados de un primitivismo salvaje que es el "ver las cosas de nuevo", como se ha dicho ya ocasionalmente. Es el volver a lo primitivo para un nuevo "enfrentamiento del hombre frente al hombre".

"Kandinsky borra hasta su presente para así grabar formas aparentemente ininteligibles y cargadas ya con el germen en potencia que habrá de fructificar en un nuevo renacimiento de la plástica."

"En la pintura abstracta encaja aquello de S. Zweig que dice: "La verdad (en arte) escapa a la mirada, a la visión del ojo vulgar y sicológicamente merme. Es como la gota de agua donde el ojo desnudo ve la unidad brillante y cristalina, sin sospechar siquiera la variedad, el caos de miriadas de infusorios que el microscopio descubre como un mundo nuevo, oculto. Así, el artista, a través del prisma de su exaltado realismo, alumbra verdades que parecen absurdas a quien solo ve lo externo, lo asequible. Es que el artista busca la verdad, la quintaesencia del Todo".

Mi arte

"Antes de comenzar a hablar de mi pintura, quiero siguificar que lo más importante para un artista es liberar su personalidad. Claro está, que esto requiere, como es natural, un largo y laborioso proceso de depuración, que puede significar años y años de constante estudio y de intenso trabajo. De no ser así, se incurriría en "saltos", que no conllevan más que a un desvirtualismo de la personalidad, para caer en un estado imitativo-transitorio, que a veces se hace perenne y que es la antítesis del camino a seguir. Mi pintura es formalmente abstracta y viaja por los linderos metafísicos del subconsciente, bifurcándose para convertirse en síntesis anímico-material. Trato de reproducir los objetos como si fueran sujetos inmóviles a las diversidades sustanciales que de estos se desprenden, en sus sucesiones diversas y que en formas aparenciales se nos van presentando a nuestra experiencia. Es un estudio inmersivo para desentrañar la vida interna de los objetos que trato de expresar, sin rodeos, con formas y colores de mi propia experiencia, para personalizar y lograr así una realidad ontológica-universal que nace de lo étnico-social-sicológico de nuestro pueblo y raza."

"Aparentemente informe e inintelegible, claro está para los que no están habituados a la lectura de las formas modernas. A estos les causa extraneza por no ver las formas familiares; formas estas a que corresponden los períodos clásico-renacentistas, y a proposito de esto, es sabido que estos se realizan después de haber asimilado un cúmulo de vivencias empírico-analíticas de años y años de investigaciones, para surgir periódicamente como monstruos apacibles, no ya como homúnculos extraños (períodos transitivos) sino con el revestimiento de esas formas familiares que le permiten ocultar bajo el ropaje, como ladrón huidizo, el botín arrancado a las experiencias precedentes. Así, su apreciación está clara, aparentemente."

"En mi pintura no hay secretos. Lo que hay es que hacer las cosas de manera que otros no puedan hacerla igual. En mi caso uso los pigmentos comunes en polvo con arena, arcilla, barnices especiales, cera, agua, formando lo que yo llamo el óleo-temple-plastílico. Estas experiencias las comencé en el año 1955, y han sido perfeccionadas cada día hasta lograr más o menos la textura y la contextura que ha caracterizado mi obra y que ha servido de ejemplo a varios discípulos e inclusive a varios pintores dominicanos, que luego han empleado más o menos métodos y tratamientos similares en el uso de los materiales. No me gusta el aceite y trato de eliminarlo o de reducirlo a un mínimo de coeficientes, pues es bien sabido que el exceso de este vehículo causa muchos dolores de cabeza, especialmente a los coloristas. Como todos los materiales que se expenden, son fabricados para fines comerciales, la mayoría son inadecuados. Lo mismo sucede con los fondos comunes y prefiero preparármelos yo mismo. Están exentos de aceite y hacen ver a la pintura con cierta apariencia de fresco. Entiendo que todo artista crea sus propios medios y materiales adecuados a su peculiar forma de trabajo, para así poder acondicionar mejor los instintos atávicos que biológicamente son innatos en él. En arte es difícil someterse a las leyes extrañas, y es el propio artista quien debe crearselas, como parte integral para la buena ejecución de su obra."

El arte en República Dominicana

"En el país el clima es cada vez más propicio, y nuestro arte está incubando nuevos gérmenes que muy pronto habrán de fructificar en la plástica como valores de trascendencia. Es notoria la lucha de nuestros artistas por su superación, y el logro alcanzado dentro de las corrientes más modernas del arte, lo han situado a la cabeza del movimiento artístico del país, no obstante ser el más novel de las artes dominicanas. Hace apenas unos años de su existencia, pues fue en el año 1942 que se fundó por primera vez en el país una escuela de carácter oficial para los estudios de Bellas Artes. El mérito es mayor aún si cosideramos que de todas las artes es la más compleja y difícil."

"La pintura no tiene límites, ni trabas , ni reglas y es fruto primordial de la experiencia. En pintura no existen los llamados "niños prodigios", y Margarita Sarffatti expresa: "La pintura no tiene medios de expresión intuitivos y directos como las artes de la danza y el sonido. No está impelida por la necesidad de la comunicación como la palabra, ni por la del abrigo y el amparo como la arquitectura. Queda lejos tanto del aprovechamiento utilitario, como de la realización material. Es la más gratuita y la más misteriosa; la más exclusiva, elusiva e inexplicable creación del espíritu humano"

La cerámica

"El 25 de mayo de 1962 inauguré mi 5ta. exposición en la Facultad de Ingeniería y Arquitectura de la Universidad Autónoma de Santo Domingo. Aparte de óleo-temple-plastílicos, gouaches y dibujos, exhibí cuarenta cerámicas. Fueron los primeros trabajos realizados en este aspecto por un artista dominicano en el país."

"Comencé mis experimentos por el año 1956, cuando expuse para la inauguración de la Galería de Arte Moderno (Auffant), un "paneau" de mosaicos. Mis primeras obras fueron realizadas sobre azulejos. Hago significar la marcada influencia de la cerámica sobre mi pintura. En mi primera exposición en el año 1953, hice los primeros intentos. Como se habrá podido notar en mis primeros mosaicos (1954-56) estos son dibujos esquemáticos (algunos coloreados) aprovechando el fondo blanco de los azulejos. Los fondos blancos-grisáceos que aparecen posteriormente en mis cuadros, son debidos a esta influencia (véase "Lavanderas del Yaque", Galería Permanente del Palacio de Bella Artes, en el 1956). En cerámica he realizado varios murales de tamaño heroico y que han sido colocados en diversos Palacios Municipales de provincias."

"Amo la cerámica, con ardor, porque encuentro en su ejecución esa misteriosa fuerza primitiva que se infiltra en las venas y que enerva el espíritu con frenesí de sed insaciable de creación, bajo la fiebre transformadora y sorpresiva de la magia del fuego. Razón tenía Miró cuando aseguró que "el fuego es el alma de la cerámica."

Paul Giudicelli.